Ir al contenido principal

DE REGRESO A LA MALA VIDA...

Por mi madre, si yo tenía un blog. Que cabeza la mía. Pero ¿cómo no me avisa nadie de estas cosas? Bueno, la verdad es que si que me acordaba un poco de que tengo un blog, lo que pasa es que como ya lo ha estado comentando el mono al que le pago para que maneje mi cuenta de Twitter, he estado trabajando un montón y no me había podido ocupar de esto. Y lo malo de cuando trabajo mucho es que después no me quedan ganas de pasarme más horas frente a la compu, así que se puede decir que casi ni me metido en internet. Para empeorar la cosa, estoy haciendo un curso de un idioma absurdo (algo así como el elfo pero menos útil) que me ocupa muchísimo tiempo libre. ¿Que le voy a hacer? Pegue es pegue. Como compensación por este desagravio a ese mar de lectores de este blog (cinco personas), voy a hablar un poco de una de las cosas que más me molestan en general LA MALA CULTURA MUSICAL.


Hace mucho, mucho tiempo que no tenía tantas ganas de cruzarle la cara a alguien, pero de darle un revés de derecha así, con la mano volteada, ¡Zas! En toda la boca!

Les expongo la situación:

Domingo 31 de marzo, tomando unas cervecitas Coca Cola con mis prim@s cerca de su casa. Entre ellas, una prima (que no es LaVane) muy divertida que tengo, 4x – 15 ≤ 2x + 21 años más vieja que yo, y que siempre me ha caído muy bien.

En esto que a los del bar les da por poner pop-rock español, y ponen la de “Sin Aliento” de Danza Invisible. Y va mi prima y suelta “Que buena que era esta canción de Duncan Dhu”. No hace falta leerse El arte de la Guerra para saber que hay batallas en las que es absurdo meterse, y pasé de hacerle ver su error. Todos nos reíamos, y nadie lo hizo.

Al rato, ponen otra canción más rockera, y allá va mi prima “¡Me encanta esta canción! No sé si era de Tequila o de Nacha Pop!”, a lo que yo respondo, para sorpresa general “Pues yo no la he escuchado en mi vida”.

Y en ese momento, mi prima me mira de reojo, arruga la nariz en plan “Este bar huele a ajo” y me suelta “¡Qué falta de cultura musical!”

¿¿¿ PEEEEEEERRRRRDOOOOONNN???

¿¿VOS, que crees que “Sin aliento” es de Duncan Dhu; VOS, que tanto te gusta esa otra canción y ni siquiera sabes de quién putas es… VOS me decis A MÍ, que hace poco estuve en el Teatro viendo la clausura de la X temporada de música clásica; A MÍ, que me acabo de descargar conseguir el Rienzi de Wagner en versión de concierto… VOS me decis A MÍ “¡Qué falta de cultura musical!”??

¡Mirá, andate a la mierda niñata cabrona! ¡Pero que putas te has creído! ¿Estás apendejada o qué te pasa? ¿Sos idiota? ¿Vos vas a darme lecciones de algo? ¿A mí? ¿Pero estamos todos locos o qué? ¿“Falta de cultura musical”? ¿Vos a mí, renacuajo insolente? ¿Pero qué locura es esta?

Aaaaargh!! Yo la maatooooo!!!

Para que se hagan una idea de la furia que me invadía en ese momento, pueden imaginarme más o menos así:


Tuve un compañero cuando trabajé en “El Antro” que un día me dijo, con cariño y una gran sonrisa, “Te voy a meter un galletazo que no vas a pasar hambre en el camino”… ¡Qué gran frase! Eso es lo que le hubiera calzado a mi prima hoy, pero literalmente.

¿Que “cómo sos Rich”? Ya. ¿Que exagero? Pues me vale. ¿Que les parezco un snob y un clasista y un no-sé-qué? Pues me vale también. En ese momento me valía todo, porque me sentó como una patada en los mismísimos… Hijelagran…



Va pue, ya me desahogue un poco. A seguir con lo mío.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un motivo para... (dime tú)

No importa cuando leas esto, lo que importa es que sepas que te quiero; me importa que sepas que a pesar de las diferencias, de lo que dices o demuestras, fuiste alguien esencial en mi vida; que entiendas que así se interponga la distancia, el tiempo, que así lleguen personas nuevas a mi vida, a tu vida… siempre estarás primero; quiero que sepas que cuando te dije “para siempre” no hablaba jugando, que mis promesas  jamás fueron en vano, que así hayas cambiado sigues ocupando el mismo lugar en mi vida desde siempre; tal vez yo ya no importe nada para ti, quizás ya no hago parte de tu vida o no encaje en ella, tal vez jamás valores lo que hice, pero sin embargo aunque no lo quiera... por dentro aún seguiré aquí, aquí para ti, aquí para ayudarte a levantar cuando hayas caído, aquí, aquí esperando… 
No importa cuando leas esto; no me resentiré si nunca lo haces, sólo quiero que sepas que a pesar de todo, lo que me importa es tu felicidad… ♥
Te quiero, Te extraño, Te necesito… Te amo, te am…

Quiero Arriesgarme a Conocerte… - Post Musical

Aprovechando que este inicio de nuevo año,del cual ya llevamos un mes pero para mi es el inicio de año y ahí se queda, estoy más desocupado de lo habitual; y que floto en una nube de romanticismo absurdo… y dado que los aires de febrero me tienen resfriado pues aprovecho para matar dos pájaros de un plumazo digital:

El post obligatorio para el día de $an Val€ntinDesempolvar esta cloaca que ya esta un poco polvorosa y pues necesita de atención.
Sin más preámbulo demos inicio a este Top Five Amoroso improvisado como para usar de Playlist para tu imposible lover; Si solo cinco porque si agrego más pues no termino esta noche.

En lugar numero cinco de la lista nos encontramos con el gran Dash Berlin acompañado por Jonathan Mendelsohn en el tema Better Half Of Me. Obviar el intro, cerrar los ojos y disfrutar.



-Actúa como presentador de TV- acabamos de escuchar este temaso de Dash Berlin - Better Half of Me, en la cuarta posición tenemos el agrado de presentarles a las hermosas Nervo Twins en…

Bajo las estrellas del desierto...

Y es que se molestó porque se dio cuenta que no iba aceptar a nadie más como la aceptó a Ella... Y esto dolió mucho más que mil cortes. Fue rudo porque los celos y remordimiento le invadieron y no sabía cómo actuar, pidió odio porque no quería seguir haciendo más daño a la flor que prometió cuidar...

Quiso salir corriendo de ese lugar más no podía, mil toneladas de culpa lo mantuvieron sujeto a esa silla. Todos los gritos contenidos reventaron en una vorágine de sensaciones. Demostró lo único para lo que es realmente bueno, le hizo daño a su amada flor una vez más.

Y al final no hubo nada más que vacío, vacío e ira hacia la nada. Pero a pesar de todo fue feliz... 


Fue feliz, porque ella estaba feliz.