Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2014

Cosas que me pasan...

Me ha pasado varias veces, que me presentan a alguna chica, empiezo a enfocarme al objetivo, la amiga lo nota y consciente o inconscientemente me pregunta "te gusta mi amiga?" o "que tal te parece mi amiga?"
...normalmente lo hacen en plan buen rollo/celestina.. pero a mi esto me corta un poco el rollo porque si contesto que sí que me gusta (por esto o por aquello) estoy ya regalando media partida, y si por el contrario doy respuestas a medias (en plan "todavía no lo se" o "físicamente me gusta, pero aun tengo que conocerla mejor" o cosas así se suele quedar la amiga con ceño fruncido en plan "no te andes por las ramas y contéstame si o no.."..
En fin.. que me parece un poco pregunta trampa.. algo así como para pegarle un mordisco a su amiga y contestarle "En general sabe bien pero como que le falta un poco de pimienta" o "Me gusta el chocolate, espérame la pruebo a ver si ella también"; recuerdan a la chica que le…

¿Qué significa cada llamada de teléfono dependiendo de la hora a la que te la hagamos?

Recuerdo haber tenido una conversación con una chica a la que me quería ligar hace un par o tres temporadas. Inmersos unos cuantos en una lúdica partida de póker la madrugada de un sábado cualquiera, ella -que se encontraba en los estertores de un largo folli-viazgo- recibió una llamada telefónica, la cual fue acompañada de un llanto, el cual fue acompañado de mi abrazo ventajista.

-“Es que sólo me llama los sábados a las 3 de la mañana y eso no es”.
-“Es verdad, no es”.

Y yo sabía que eso no es, porque soy un hombre y porque a veces se me ha quedado el dedo tróspido a las 3 de la mañana y me ha dado por hacer llamadas absurdas a tales horas. Llamadas que no son de amor. O sí son de amor, pero de tomarse el amor como un funcionario público.

Mi amiga no tenía que ser muy lista para saber que si hubiera habido un pez más interesante (o interesado) en la discoteca en la que se hallaba el macarra que la lanzó directa hacia mis brazos (gracias, macarra) su móvil habría permanecido silente…