Ir al contenido principal

Carta de amor abierta a la Taylor



Recuerdo perfectamente la primera vez que te vi. Era una noche calurosa de septiembre en Managua, de esas de prórroga del verano. Estaba en una fiesta en casa de mi amigo Luis justo cuando apareciste en su desproporcionado televisor de plasma con tu canción 'Never ever back together'.

Llevabas unas gafas enormes, que te daban cierto aspecto nerdie, y vestías un pijama (vamos, creo que eso era un pijama pero es posible que fuera la nueva colección de algún diseñador de moda y que aquello que llevabas puesto se tratara del nuevo outfit urbano estrella de la temporada. Uno ya no se puede fiar nunca). Tenías el pelo recogido en un coleta. Labios rojos. Parecías la hermana universitaria de un amigo en una fiesta de pijamas. O la prima yanqui de Russian Red.

Y fue un flechazo. 

"-¿Quién es esta? –pregunté curioso señalando al televisor"

No te voy a mentir, Taylor. No antes de empezar lo nuestro. No te había visto nunca. Y he de decir que hasta ese momento siempre había tenido tu nombre asociado al de la típica estrella-country-teen-puritana para un público mayoritariamente redneck. Un horror, vamos. Qué quieres que te diga. Mi proceso de madurez musical se fraguó a finales de los 90, con el advenimiento del nu metal, cuando lo guay era escuchar a Fred Durst insultando a Chistina Aguilera en la MTV, Linkin Park y a Rage Against the Machine.

Así que mi alerta gafapasta me empezó a mandar avisos.

Esto no te debería estar gustando. STOP. Pon rápidamente un disco de Black Keys. STOP. Dile a esa chica de pelo corto que está de pie al lado de la librería que tu gato se llama Morrissey. STOP. Sé que no tienes gato. STOP. Pero a ella le encantan y su grupo favorito son los Smiths. STOP. De nada. STOP.

(No me preguntes por qué algo tan sofisticado como una alerta gafapasta incorporada en el cerebro usa un sistema tan anticuado como el del telégrafo. El amor es así, es una mierda).

Y tal vez, Taylor, ahora mi gusto musical sea como uno de esos señores mayores de mi gimnasio que han perdido ya todo tipo de pudor y se pasean completamente desnudos por el vestuario, entre cuerpos jóvenes, vigorosos y apolíneos, sin mostrar ningún tipo de complejo. Puede que ahora mi gusto musical sea ese viejito de carnes flácidas y bamboleantes que va por ahí  aireando sus vergüenzas, diciendo que le encanta la sátira que encierra tu último single o confesando que siempre le gustó la pastelada aquella 'The Sweetest Thing' de U2, grupo que siempre odió, porque ya no tiene miedo del que dirán ni de las etiquetas, porque ya está de vuelta de todo.

Sé que tienes muchos haters, Taylor. Que muchas chicas te dicen flacucha, con ese tono despectivo que usan las negras en las series, "skinny white ass bitch", mientras chasquean los dedos. Eres la Piper de 'Orange is the New Black' en un mundo de maxiglúteos, Nicki Minaj y twerking. Dicen que no sabes bailar, que eres arrítmica, preppy, que no tienes el vozarrón de Adele y que siempre estás cantando sobre algún novio que te acaba de romper el corazón.

Y eso es porque no has conocido a alguien como yo, Taylor.

Alguien con el que comprar castañas en otoño, buscar taxis de noche y acabar en el SonNica.

Y cantar aquella canción de Los Burros mientras te dicen flacucha y se meten con tu carencia de culo.

Huesos, huesos, huesos
Tú eres solo huesos
Unidos por muy poca piel
Delgada como el viento, suave como un alfiler

Comentarios

Entradas populares de este blog

:)

Con su sonrisa cambio mi mundo, mis días, mis horas, Hasta los minutos se hicieron eternos con solo ver asomar esos labios arquear,

Usted no sabe lo que causó
la pérdida a todo conocimiento de control en mi,
hasta mi estructura se me perdió de las manos,
entró así sin mas, destilando luces de colores con esos hermosos labios despampanantes.

Así sin mas, solo su sonrisa fue la causante de este corazón desbordar,
E inexplicablemente hasta la locura la he llegado amar...

sin titulo... porque si...

Aun estoy vivo, y pues "Es lo que hay".... Llevo semanas en las que -día a día- pienso o recuerdo algo y me digo que sería perfecto para empezar una entrada en este blog. Quizá debería tomar notas, pero la premeditación no me apasiona y las trampas tampoco. No sé quién aun lea el blog, pero lo más seguro es que sea alguien que ha caído de rebote poniendo alguna palabra o frase en un buscador y se quede porque la curiosidad es muy amiga del tiempo libre; o porque zambullirse en palabras ajenas es muy terapéutico. En este momento sólo puedo desgranar pensamientos de manera desordenada, aunque como diría Charlie Crews, «todo está conectado». 
Esto es simplemente una publicación programada, en estos momentos no tengo Internet y probablemente esté embarcando en un viaje hacia un lugar al que me encantaría visitar en otras condiciones... Si, es muy lindo abrir horizontes, conocer lugares y todo pero, NO, no estoy feliz, ni nada por el estilo tengo en mi cabeza una sensación de vací…

Guía práctica de traducción audiovisual inglés-español...

¿Quién pone los títulos en castellano a las películas? Puede que un día te toque a ti y Shakira te ayuda con ello.
Una de las grandes incógnitas de la historia de la humanidad hispano-parlante siempre ha sido quién demonios hace las traducciones inglés-español de los productos audiovisuales, que se lanzan en nuestro país. Si de nosotros dependiera la respuesta, diríamos que de ello siempre se ha encargado LaChayio.
Más allá de lo que nosotros pensemos, la razón del lanzamiento de esta ‘Guía práctica de traducción audiovisual inglés-español’ es la publicación en nuestra lengua mater de una de las últimas canciones de Shakira, ‘Can’t Remember To Forget You’ (en la que en la versión original comparte retozamiento con Rihanna Y EN LA NUESTRA NO).
La base de nuestra forma de traducción a grandes rasgos es esta:

Como podéis observar, el mecanismo es más o menos el mismo que cuando te encuentras en una discoteca: Te ponen una canción de la que sólo te sabes el estribillo y ¿qué haces para rel…