Ir al contenido principal

COLD AS STARFISH...


Creo que la necesidad te cambia la vida. 

Te vuelve incansable, huraña, especial, inaguantable… y hace que te lamentes millones de veces sobre “la mala suerte que te ha tocado”. Sólo en un par de ocasiones reconocerás lo orgulloso que estás de ti mismo por haber conseguido vencerla, superarla… pero nunca deshacerte de ella. Siempre estará ahí para recordarte que una vez – o más- lo pasaste mal; muy mal. Y te servirá para autoenvenenarte y menospreciarás a aquellos que nunca han carecido. Y luego te sentirás fatal porque en el fondo envidias a toda esa gente que se ha criado con papá y mamá y con todas sus necesidades -las básicas y las no tan básicas- cubiertas. Pero cuando buceas más allá del fondo donde no hay luz, tu tesón surge y te pega tal subidón que llegas a la superficie en tiempo record.

Creo que la necesidad es necesaria. 

Sí, es redundante. Pero me gusta cómo suena la frase, “necesidad necesaria”. Aprendes a valorar cosas, personas, situaciones, sensaciones…de forma tan intensa que luego se te quedan pegadas a la piel y van contigo allá donde vayas. Estás lleno de capas. No eres una cebolla. NO. Eres una cebolla dentro de una lechuga por lo menos. Y no a todo el mundo le gusta la cebolla. O la lechuga. Y no te cuento ya la lechuga con cebolla. Sobre todo teniendo en cuenta que estamos en el siglo de la hamburguesa. A veces te encuentras con vegetarianos que te comen vorazmente y otras con carnívoros que te apartan del plato principal; ya sabes, la guarnición es sólo “para adornar, no para comer”. Eso sí, el plato luce bonito de la hostia y encima les da la sensación de que comen sano.

Creo que la necesidad te jode.

Una tarde sentado en un parque te das cuenta de que no terminas de relajarte. Que siempre estás haciendo planes y guardando cosas para el futuro: dinero, sentimientos, paciencia, deseos… y que te olvidas del presente. Que siempre tienes la nevera llena por si acaso. Que comes más de la cuenta porque en el fondo tienes miedo de no saber si mañana también comerás. Porque traduces abrazos y besos en hacer comida para tu gente. Y te acuerdas de las “madres nutricionistas”, esas que no dicen “te quiero” a sus hijos de viva voz pero les ceban como pavos en un gesto de amor sublime. El amor del colesterol. No te diré “te quiero” pero siempre que vengas a mi casa tendrás tu lasaña favorita y ese bizcocho que tanto te gusta…y, si me apuras, te llevarás a casa un tupper lleno a rebosar.

Creo que la necesidad te espabila.

Cuando careces, aprendes a una velocidad de vértigo. Tanta que a veces te mareas y no te da tiempo a procesar todos los datos. Aprendes que las lágrimas no pueden hacer que alguien que ha muerto vuelva a vivir. También aprendes otra cosa sobre las lágrimas: con ellas no puedes hacer que alguien que ya no te quiere vuelva a quererte y viceversa. Es como si hubieras subido a un tobogán creyendo que al bajar te embargaría una sensación de felicidad y, antes de llegar al final, se te rompe el vestido y sangras más que en toda tu vida. Heridas en las rodillas y en los sueños. 


pd: La Cancion es Simplemente !IMPRESCINDIBLE¡

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un motivo para... (dime tú)

No importa cuando leas esto, lo que importa es que sepas que te quiero; me importa que sepas que a pesar de las diferencias, de lo que dices o demuestras, fuiste alguien esencial en mi vida; que entiendas que así se interponga la distancia, el tiempo, que así lleguen personas nuevas a mi vida, a tu vida… siempre estarás primero; quiero que sepas que cuando te dije “para siempre” no hablaba jugando, que mis promesas  jamás fueron en vano, que así hayas cambiado sigues ocupando el mismo lugar en mi vida desde siempre; tal vez yo ya no importe nada para ti, quizás ya no hago parte de tu vida o no encaje en ella, tal vez jamás valores lo que hice, pero sin embargo aunque no lo quiera... por dentro aún seguiré aquí, aquí para ti, aquí para ayudarte a levantar cuando hayas caído, aquí, aquí esperando… 
No importa cuando leas esto; no me resentiré si nunca lo haces, sólo quiero que sepas que a pesar de todo, lo que me importa es tu felicidad… ♥
Te quiero, Te extraño, Te necesito… Te amo, te am…

Bajo las estrellas del desierto...

Y es que se molestó porque se dio cuenta que no iba aceptar a nadie más como la aceptó a Ella... Y esto dolió mucho más que mil cortes. Fue rudo porque los celos y remordimiento le invadieron y no sabía cómo actuar, pidió odio porque no quería seguir haciendo más daño a la flor que prometió cuidar...

Quiso salir corriendo de ese lugar más no podía, mil toneladas de culpa lo mantuvieron sujeto a esa silla. Todos los gritos contenidos reventaron en una vorágine de sensaciones. Demostró lo único para lo que es realmente bueno, le hizo daño a su amada flor una vez más.

Y al final no hubo nada más que vacío, vacío e ira hacia la nada. Pero a pesar de todo fue feliz... 


Fue feliz, porque ella estaba feliz.

Quiero Arriesgarme a Conocerte… - Post Musical

Aprovechando que este inicio de nuevo año,del cual ya llevamos un mes pero para mi es el inicio de año y ahí se queda, estoy más desocupado de lo habitual; y que floto en una nube de romanticismo absurdo… y dado que los aires de febrero me tienen resfriado pues aprovecho para matar dos pájaros de un plumazo digital:

El post obligatorio para el día de $an Val€ntinDesempolvar esta cloaca que ya esta un poco polvorosa y pues necesita de atención.
Sin más preámbulo demos inicio a este Top Five Amoroso improvisado como para usar de Playlist para tu imposible lover; Si solo cinco porque si agrego más pues no termino esta noche.

En lugar numero cinco de la lista nos encontramos con el gran Dash Berlin acompañado por Jonathan Mendelsohn en el tema Better Half Of Me. Obviar el intro, cerrar los ojos y disfrutar.



-Actúa como presentador de TV- acabamos de escuchar este temaso de Dash Berlin - Better Half of Me, en la cuarta posición tenemos el agrado de presentarles a las hermosas Nervo Twins en…